CORBELLATI – NOSOTROS

 

Somos la familia Corbellati, desde hace 70 años creadores de joyas, artistas, entusiastas del arte, hoy la última generación, apasionada por los coches deportivos, se ha embarcado en una nueva aventura llena de desafíos para continuar en nombre de la tradición familiar. Nuestro objetivo es crear un automóvil con un rendimiento único y un diseño único, como una joya.

 

La aventura comenzó hace unos años, un poco por diversión y un poco por pasión, pero en poco tiempo se convirtió en un proyecto serio y exigente que absorbió todas nuestras energías, trabajando día a día más y más para seguir personalmente cada aspecto del diseño y de la realización. Al igual que el orfebre que hace todas las piezas de la joya a mano, con una atención maníacal al detalle, nosotros hacemos el mismo desde el diseño de los componentes más pequeños hasta que los ensamblamos manualmente.

 

Nuestro compromiso se verá recompensado con la oportunidad de mostrar nuestra joya en estreno mundial en el Salón del Automóvil de Ginebra 2018 y en el Top Marques en Mónaco, donde esperaremos a todas las personas que quieran ponerse en contacto con nosotros y conocer nuestra hipercar.

 

Missile, este es el nombre elegido, un nombre simple de impacto que comunica claramente nuestras intenciones: ser el más rápido del mundo. El objetivo que hemos establecido es indudablemente muy alto, y sin duda para la mayoría de la gente, parece que lo hicimos solo para ganar notoriedad, pero detrás de este objetivo hay meses de cálculos sobre la aerodinámica para obtener muy poca fuerza de arrastre y la fuerza descendente necesaria para alcanzar y superar los 500 km / h. El corazón del automóvil es su otra fortaleza para lograr el objetivo, de hecho, el V8 de 9 litros biturbo libera 1800 caballos de fuerza y ​​2350 Nm de par, creando junto con la aerodinámica las condiciones para ser un automóvil único.

 

El sistema de frenado con discos de carboceramica, los neumáticos 265/35 de 20 pulgadas en la parte delantera y 345/30 en la parte trasera, la suspensión neumática a doble cuadrilátero autonivelante y finalmente el chasis y la carrocería hechos a mano en fibra de carbono son el contorno perfecto por ese coche unico.

 

El sueño se está convirtiendo en realidad.

 

De la colaboración de ingenieros, diseñadores , orfebres y artesanos está creciendo la joya más rápida del mundo: unión de elegancia y tecnología.